Sendero Educativo Cerro Blanco


logo-sendero-pag-web

Cultivos Urbanos en colaboración con la Dirección de Medio Ambiente, Aseo y Ornato de la comuna de Recoleta, y con el financiamiento del Fondo de Protección Ambiental del Ministerio de Medio Ambiente, están desarrollando una iniciativa para potenciar el Sendero Educativo del Cerro Blanco.

       El Cerro Blanco es considerado zona sagrada para Mapuches e Incas y pertenece a los cerros islas que habitan la llanura de Santiago.  Su posición en el valle y su conexión con el centro de la ciudad transformaron al Cerro Blanco, Apu Huechuraba, en un centro geográfico-cultural, lugar en donde convergen las cosmovisiones de diversos pueblos originarios.

       Posee rocas porosas teñidas de blanco asociadas a actividad volcánica, lo que da su denominación característica como cerro blanco. En la zona no intervenida por extracción de rocas, el cerro posee vegetación típica de la zona central, dominada (en su parte no intervenida) por Espinos (Acacia caven) y Pimientos Bolivianos (Shinus molle) en su mayoría.

      El Sendero Educativo Cerro Blanco ha sido construido por la Dirección de Medio Ambiente, Aseo y Ornato de la comuna de Recoleta (DIMAO) y aspira a ser un espacio desde donde se impulse la educación ambiental abierta y participativa para los vecinos de Recoleta, poniendo en valor el patrimonio natural y cultural del cerro.

     Bajo esta línea, la ONG Cultivos Urbanos potenciará lo ya desarrollado por la DIMAO, implementando cuatro estaciones educativas – demostrativas en las cuales se puedan vivenciar las interacciones entre especies y ecosistemas:

  • Estación Biodiversidad: el sendero permitirá reconocer en su recorrido la composición ecológica de ecosistemas nativos, dando cuenta de los fenómenos que los caracterizan, las especies presentes y las interacciones ecológicas que albergan. Este reconocimiento, se hará a través de un juego propuesto a los visitantes al inicio del sendero.

  • Estación de huerto ecológico: se busca crear una huerta autosustentable donde convivan diversas especies que generan una armonía a través de su asociación, del manejo y cosecha responsable.

  • Estación de hotel de insectos: El hotel de insectos es una estructura que genera un hogar para los insectos a través de habitaciones temáticas, permitiéndoles vivir en un refugio que posibilite su desarrollo en todas sus fases de metamorfosis. El interés de esta estación radica en la idea de la puesta en valor de la microfauna y la explicitación de su rol regulatorio en un ecosistema.

  • Estación mirador de aves: Busca ser un espacio para la contemplación y el avistamiento de aves. Se construirá pequeñas casas anideras y espacios para atraer a las aves del cerro, que facilite el avistamiento y reconocimiento por parte del visitante.  Además, el mirador expondrá los hábitos de las aves censadas, se involucrarán sus cantos, si es de presencia diurna o nocturna, su dieta, su diformismo sexual, sus edades (juvenil, adulto, etc), su estado de migración (sin son de épocas invernales, otoñales, etc), entre otras características más. El mirador es un espacio que contribuye a la experiencia estética en cuanto es educación de los sentidos (Vista, oído, etc).

                A través de las estaciones del sendero se busca reflexionar y discutir en torno al entendimiento de fenómenos ecológicos que configuran un hábitat de forma biológica, cultural y social; además de generar una instancia educativa que promueva la acción ecológicamente responsable, impulsando prácticas de cuidado, apreciación y producción orgánica en un contexto que potencie la biodiversidad y el equilibrio natural de los ecosistemas. El sendero busca propiciar una experiencia estética basándose en la comprensión de nuestra mutua dependencia y equidad como parte de un mismo ecosistema que nos integra y unifica desde el reconocimiento y valoración de la particularidad de tod@s l@s seres.

Deja un comentario